Las microfibras y macrofibras de polipropileno para el concreto

29 julio, 2022

Entrega a domicilio de rafia precio sin costo en CDMX, Edo Mex, Tlaxcala, Puebla, y Pachuca. Entrega de 1 a 3 días y con certificado de calidad. 55 59742405.

 

Las constructoras usan ampliamente el concreto reforzado con fibras, debido a las excelentes características que proporcionan. Hay dos tipos: macrofibras y microfibras. Las primeras son de acero o polipropileno (que se usa para fabricar rafia de precio competitivo) y proporcionan tenacidad al presentarse agrietamientos. Evitan que se propaguen por su acción de puente y limitan su anchura. Se trata de un efecto que brinda capacidad residual, que es un aumento adicional de la resistencia.

 

En el caso de las microfibras, evitan el agrietamiento plástico mientras en concreto está fresco. Las grietas son muy perjudiciales en la mezcla, ya que se da acceso a agentes causantes de problemas como la corrosión o mala estética. A continuación, detallaremos cada tipo, especialmente de las fibras de polipropileno que ofrecemos junto con otros productos de rafia de precio competitivo.

 

Microfibras

 

Las microfibras de polipropileno son las más usadas para reforzar el concreto, se ofrecían como monofilamentos o multifilamentos y estas variantes se usan aún. Igualmente, se vendían en varias longitudes. Las más utilizadas por las concreteras fueron de 6 y 12 mm, ya que mostraron buen desempeño al aplicarse en afinado de muros o en otros morteros complejos. Actualmente, se usan microfibras de 300 g/m3 fabricadas con tecnología de vanguardia que cumplen la función de los valores anteriores.

 

Otra innovación de nuestros días son las microfibras de polipropileno HP o de alto desempeño que se colocan en las mismas cantidades por metro cúbico y poseen mayor resistencia a la elongación, de modo que eviten la separación ejercida por las grietas en la mezcla fresca. Se dosifican mediante envases hidrosolubles o empaques que se disuelven con el agua de la mezcla, lo que evita desechos.

 

Macrofibras

 

Es más difícil establecer las soluciones estructurales secundarias de esta variante. Tanto macrofibras de polipropileno como de acero se usan ampliamente en pisos industriales y en el concreto lanzado. Las aplicaciones de este tipo de fibra de rafia de polipropileno en la construcción son más específicas, por ejemplo, taludes en carreteras, túneles para minas o vehículos, pavimentos y piezas prefabricadas.

 

Desde que se desarrolló el hormigón lanzado vía húmeda, se implementaron muchas tecnologías dentro de la construcción subterránea, entre las que destacan las macrofibras, debido a que evitan la utilización de barras de acero y las mallas electrosoldadas para refuerzos. Estas se producían en varias formas, espesores, longitudes y diámetros.

 

En el caso de las versiones de acero, se aplican en cantidades entre 30 y 45 kg/m3 para sustituir el acero estructural, lo que se debe al trabajo tridimensional en el hormigón. En estas aplicaciones conocidas como macrorefuerzo, las fibras de 5 a 7.5 centímetros son capaces de resistir los esfuerzos aplicados al concreto.

 

Las macrofibras igual funcionan como un complemento secundario. Por ejemplo, se coloca como elementos secundarios en los refuerzos principales de túneles creados con equipos tuneladores. De esta manera, la sección presenta un menor espesor, aumentan las producciones industriales y es posible levantar los elementos a corta edad.

 

Si bien las macrofibras de acero eran ampliamente aceptadas, son reemplazadas paulatinamente por la versión de polipropileno rígido, que se usa para fabricar productos de rafia a precio competitivo. La razón es que logran hasta tres veces más el trabajo de las fibras de acero y con dosis más bajas. A diferencia de las microfibras de polipropileno de alto desempeño, cuentan con cantidades más grandes por metro cúbico, aunque son similares en lo relativo a la resistencia residual.

 

En el caso de las macrofibras de acero, se asociaban a los erizos o aglomeraciones de fibras en el mortero. Se trata de un defecto ocurrido por la adhesión de las fibras metálicas con un pegamento y, al no aplicarse en cantidades adecuadas en el hormigón, la aglutinación era causada por el adhesivo. En nuestros días, se ha dejado esa goma de lado y se utiliza el nanografeno.

 

Una ventaja que poseen las macrofibras de polipropileno que ofrecen empresas que producen rafia blanca y que no brindan las versiones de acero es la seguridad para el personal durante el lanzamiento del hormigón, ya que no actúan como proyectiles. Pese a ello, es necesario la utilización de equipo de protección personal para que la fibra plástica no penetre en su piel.

 

Al ser un producto punzocortante, las microfibras de acero no suelen usarse en pavimentos de hormigón, ya que se piensa que pueden ponchar las llantas de los vehículos y causar accidentes de tránsito. La solución es usar las macrofibras de polipropileno y aplicar buenas prácticas al colocar el material.

 

Si necesitan fibras de polipropileno u otros productos para la construcción, como los super sacos, contáctennos al (55) 2645 8833 o completen el formulario disponible en nuestro sitio web.

 

Dirección

Col. José de la Mora
Mz. 4 Lt. J #9, Ixtapaluca,
56556, Estado de México

Rafia precio | Costales de rafia | Barcinas | Super sacos | Rafia natural | Rafia blanca | Rafia tela | Super sacos usados | Super sacos industriales | Venta de super sacos | Fleje de plástico | Cable de plástico | Malla sombra | Big bags